lunes, septiembre 01, 2008

Nadie escucha a las víctimas

¿Hasta cuándo, se pregunta el mundo entero, mantendrá la dictadura castrista el bloqueo sobre el pueblo cubano? Bloqueo a la libertad, bloqueo a la producción, bloqueo a la libre circulación de los cubanos dentro y fuera de la isla, bloqueo al libre acceso a la internet y, si seguimos mencionando, la lista se haría interminable. ¿Y el mundo qué? Bien, gracias.

Salvo honrosas excepciones, el silencio y en muchos casos la complicidad basada en la explotación de los trabajadores indefensos, sin los más elementales derechos que tanto disfrutan en los países que se benefician de estas fechorías, hacen que la agonía del pueblo se prolongue hasta no se sabe cuándo.

Pero nada es eterno en este bello planeta y la dictadura llegará a su fin, como ocurrió en la Unión Soviética y el resto de sus satélites con la triste exclusión de Corea del Norte y Cuba. Entonces vendrán las consabidas disculpas de los gobiernos cómplices de que no sabían lo que ocurría, que no conocían de la represión ni de las torturas ni de los asesinados en las cárceles, ni de las golpizas a los disidentes, sólo conocían que el gobierno obtenía muchas medallas en las Olimpiadas, sin conocer el costo del sacrificio de los trabajadores cuyo esfuerzo se dedica íntegramente al deporte, las fuerzas armadas y el aparato represivo, mientras los mismos viven hacinados sin poder reclamar ningún tipo de mejoras, y empadronados en expedientes laborales los cuales deben arrastrar a través de toda su vida y donde constan todos los detalles de su actividad tanto laboral como política.

Asombroso que nadie se alarme por lo que ha ocurrido en esa isla prisión durante medio siglo, donde la cantidad de muertes causadas por este proceso supera en decenas de miles las causadas durante toda la era republicana. Nada, que a las víctimas nadie las escucha. ¿Hasta cuándo?

Leonel Pérez
Tampa

1 comentario:

Mercedes dijo...

Usted tiene toda la razòn el mundo ha sido complise de los horrores cometidos por la dictadura de Fidel y por combeniencia se han callado no porque no sepan. pero tenemos que ser nosotros los que nos quitemos a estos desgraciados de encima porque ya vimos que con el mundo no podemos contar. un saludo a todos los que estan aportando un granito de arena por la liberdad en Cuba.